El general Nezzar denunció a Suaïdia, autor de ‘La guerra sucia’, por difamación

LOS TRIBUNALES FRANCESES JUZGARÁN SIMBÓLICAMENTE A LOS GENERALES ARGELINOS

El general Nezzar denunció a Suaïdia, autor de ‘La guerra sucia’, por difamación

I. C. | Madrid, El Pais 30.1.2002

‘Va a ser el juicio de los generales argelinos responsables de la represión’. Habib Suaïdia, el oficial argelino autor del libro La guerra sucia sobre las matanzas de civiles perpetradas por el Ejército de Argelia, llega hoy a Madrid para presentar la edición española de su libro publicada por Ediciones B. Suaïdia tiene, sin embargo, la vista puesta en el macrojuicio sobre el papel de los militares argelinos que empezará en París el 5 de julio, el día del aniversario de la independencia.
El libro / denuncia de Suaïdia, de 32 años, irritó a los militares hasta el punto de que el general Lamari, el jefe de Estado Mayor argelino, difundió un comunicado acusando a su autor de querer dar del Ejército ‘un rostro dictatorial’. Ningún jerarca puso entonces una denuncia.
Suaïdia volvió en mayo pasado a la carga. ‘Hay generales, son ellos los políticos, son ellos los que deciden, son ellos los que han hecho esta guerra’, afirmó en un programa de la cadena de televisión La Cinquième. ‘Son ellos los que han matado a miles de personas en vano. (…) Son ellos los responsables. No puedo perdonar al general Nezzar’.
Esta vez Jaled Nezzar, general en la reserva, ex ministro de Defensa y artífice del golpe de Estado que interrumpió en 1992 unas elecciones que hubiesen ganado los islamistas, no lo dudó. Denunció en agosto a Suaïdia por ‘difamación’ ante los tribunales franceses. El juicio empezará dentro de cinco meses en París.
‘Este juicio transciende mi persona’, asegura Suaïdia en una conversación telefónica con EL PAIS antes de viajar a Madrid. ‘Se va a convertir en el de los militares que ostentan el poder en Argelia y son culpables de una represión indiscriminada que ha costado la vida a numerosos civiles inocentes que no tenían nada de islamistas’.
‘Y voy a ganar el juicio’, vaticina Suaïdia amenazado de muerte durante una reciente estancia en Amsterdam. ‘Dispongo de un montón de testigos de primer orden’. Entre las 37 personalidades que acudirán a la audiencia figuran un ex ministro de Economía argelino, cinco oficiales exiliados del Ejército, presidentes de organizaciones de derechos humanos y numerosos periodistas.
‘En París voy a desenmascarar las calumnias proferidas contra mí y mis compañeros de armas’, asegura, por su parte, el general Nezzar en una breve conversación con este periódico. Nezzar es renuente a contestar a las preguntas porque, señala, sus abogados le han pedido que evite hacer declaraciones que le puedan perjudicar durante el juicio.
Para el ex ministro de Defensa, su detractor es un ‘impostor’. ‘Con la denuncia contra Suaïdia intento que se me oiga y mostrar la verdadera imagen de Argelia’, afirmó al diario francés Le Monde en octubre cuando, por última vez, hizo declaraciones. ‘Quiero reaccionar así a lo que considero ser una operación orquestada contra mí y contra aquellos que interrumpieron el proceso electoral en 1992’ para impedir que ‘los talibanes reinasen también en Argelia’.
Nezzar, quién reconoce excesos por parte de un Ejército en lucha contra el terrorismo islamista, también llevará a sus testigos al macrojuicio de París empezando por el ex primer ministro Sid Ahmed Ghozali.

Huida precipitada
El acusador corre, sin embargo, el riesgo de convertirse en acusado. Nezzar se vio obligado, en abril, a abandonar precipitadamente Francia, adónde viajó para pronunciar una conferencia, después de que dos ex presos políticos argelinos torturados y la familia de una víctima mortal de la tortura le denunciaran por esas prácticas y varias ejecuciones extrajudiciales.
La huida precipitada del general empujó al juez instructor a archivar la denuncia pero el regreso de Nezzar, que tiene la intención de comparecer en el juicio de julio, podría incitarle a desempolvarla.

 

retour